Marina

Marina
Marina, de Ezequiel Barranco Moreno

sábado, 1 de mayo de 2021

Conversaciones en la barra de un bar - 2: Mariana Pineda

 

Mariana Pineda, de Juan Antonio Vera Calvo

El bar, una especie de bistró de esos que ofrecen comida económica, estaba casi vacío. Se sentó en una banqueta en el extremo de la barra y pidió un café, que el camarero le sirvió diligente. «¿Me invitas?» —me preguntó una voz femenina—. Volví la cabeza y allí estaba ella, con su bandera bordada.

Me dijo que era Mariana Pineda. Tras presentarme, para romper el hielo, le pregunté si le dolían mucho las laceraciones del cuello y la profunda herida de la nuca. Me dijo que no y me pidió que le ayudara a bordar la bandera. Estaba hecha jirones y solo pude entrever en ella unas letras desmadejadas: «ey Libe guald».

Le pregunté que qué significaba eso y ella me miró perpleja, le pidió una tiza al camarero, extendió la bandera y escribió con violentas e irritantes mayúsculas: «L, RTAD, I AD».

Yo no entendí nada, miré alrededor y desvié mi atención para ver el noticiero en televisión.

Ella recogió la bandera y se fue en busca de quién sabe Dios.

sábado, 24 de abril de 2021

Una nueva civilización

Cocodrilo verde, de Ixrael Montes

Al 
abrir el mueble de debajo del lavadero me encontré un pequeño cocodrilo, al principio pensé que podía ser una lagartija o una salamanquesa, pero no, era un cocodrilo recién nacido que había salido del desagüe. Al verme no se asustó, al contrario, empezó a mover la cola y se me acercó. Lo cogí, lo acaricié, le di algo de comer y se quedó dormido en mi regazo. Desde entonces lo he tratado como un hijo, lo he visto crecer, aprender a leer y escribir, comenzar a salir con amigos, fumarse sus primeros cigarros y presentarme a cada una de sus cuatro novias.

Siempre ha sido uno más de la familia, especialmente desde que a mi marido lo mandaron a la guerra, pero en estos últimos meses lo he notado raro e irritable, como si no quisiera estar en casa. A veces pienso que viene bebido, que me falta dinero de la cartera, hay noches en las que no viene a dormir y otros días los pasa encerrado en su cuarto. Para colmo, mi amiga íntima se ha encaprichado y se acuesta con él.

            Desde que los cocodrilos superaron la gran hecatombe, han aprendido mucho de los humanos.

sábado, 17 de abril de 2021

Fiesta de compromiso

La fiesta, de José Morillo

—Mira, amor mío, la orquesta toca, pero nadie baila, todos están muy serios y algunos lloran.

—Es igual, cariño, bailemos tú y yo.

—Pero es nuestra fiesta, podrían felicitarnos al menos ¿no crees? Solo murmuran sobre de un accidente junto al parking.

—Qué extraño, ahora que lo dices, no me acuerdo de dónde dejamos el coche, es más, he olvidado haber haber aparcado.

—Yo tampoco, mi amor, es que ni siquiera recuerdo habernos bajado. 

sábado, 10 de abril de 2021

Viaje al futuro

    Rush hour, de Don Jakot

La autopista N-50 era más ancha que larga. Tenía doce mil carriles y solo veinte metros de longitud, lo que hizo que en el momento que se superaron los sesenta mil coches se produjera un atasco imposible de resolver, especialmente para los que circulaban por las calles centrales. La solución fue añadir los carriles suficientes para aumentar su capacidad hasta donde hiciera falta. De esa forma cada vez pudieron entrar más coches atraídos más por la curiosidad que por el destino al que los encaminaba, aunque la señalización era clara: 

N-50. AUTOPISTA AL FUTURO. CERRADA POR OBRAS.



sábado, 3 de abril de 2021

Fiesta en mi patio

Jardín de la Casa Sorolla, de Joaquín Sorolla y Bastida

Me bastó la sombra del naranjo, la gama roja, amarilla y blanca de las flores, el aroma de la dama de noche, el frescor de los arriates y el trino de los gorriones para abarrotar los quince metros cuadrados de mi jardín. Acudieron a la cita como invitados —todos ellos muy locuaces— mis recuerdos, mis fobias, mis sueños, mis satisfacciones y enfados, mis anhelos, mis amores pasados y mis promesas futuras. No pararon de hablarme y rodearme en el banco en que, algo abatido, me senté, y que desde detrás de la verja parecía vacío.

viernes, 2 de abril de 2021

Madrugá 2021. Sevilla

Gran Poder(detalle), de José Carlos González (revista El Llamador 2017)

Cuando la sombra del Gran Poder cruzó la umbría noche sevillana rodeado de almas, sueños, siluetas, reflejos y perfiles anónimos, el espectral siseo costalero y los suspiros que, como saetas certeras, se clavaban en los corazones huérfanos de su mirada, transformaron el silencio en añoranza de siglos. 

sábado, 20 de marzo de 2021

Mar adentro (Serie cine y reencarnación - IV)

Mar adentro. Fotograma

Yo era un perrito faldero apegado a mi amo y su deseo de volar. Un día desapareció y yo languidecí hasta mi fallecimiento. Fue entonces cuando me reencarné en un albatros para recoger y acompañar a todos los que sueñan con el mar.

domingo, 14 de marzo de 2021

El club de los poetas muertos (Serie cine y reencarnación - III)

El club de los poetas muertos

Yo era un mal estudiante de literatura, sin imaginación y sin interés por aprender, hasta que un día, mientras conducía a más velocidad de lo recomendable por una carretera peligrosa, no me acuerdo si ajeno o deseoso de mi final, me precipité en el abismo que tanto tiempo había estado horadando. Me reencarné en un maestro, algo que nunca quise ser, y cogí con rabia la cuerda que marcaría mi destino, marcado por el olvido. Aquel día no pude escuchar ningún eco que me gritara: «¡Oh capitán, mi capitán!».

sábado, 6 de marzo de 2021

Blancanieves y los siete enanitos (Serie cine y reencarnación - II)

Blancanieves y los siete enanitos. Fotograma

Un día la mina explotó y ninguno de los siete sobrevivimos. Mudito se reencarnó en un príncipe azul y se fue en busca de Aurora, Sabio aprendió a tocar el piano y se marchó a Casablanca a tomarse una copa en el Café de Rick, Dormilón resucitó con una capa negra y dos orejas puntiagudas y dedicó su vida a luchar contra el mal, Tímido se despertó entre los chicos de American Pie, y Mocoso renació transformado un Troll y se hizo amigo de Shrek, la nueva vida de Sabio. Yo, Gruñón, me he reencarnado en cama, y soy por fin feliz compartiendo sueños con Blancanieves en su dormitorio.

sábado, 27 de febrero de 2021

Superman (Serie cine y reencarnación - I)

Superman. Fotograma
Me crucé con él sin prestarle demasiada atención pero se puso delante de mí y me preguntó si sabía dónde vendían kriptonita.

Me extrañó y pensé que podía ser que estuviera de pitorreo o que era el reportero de un programa de esos de cámara oculta, aunque su aspecto desaliñado, el abandono que manifestaba su ropa raída y sucia, y su evidente timidez no cuadraban con la imagen que esperamos de un bromista o un periodista. Él me miraba y me requería una respuesta. Ante mi silencio, volvió a hablar.        

―Verá, buenas tardes, soy Supermán y la necesito, aunque sea un pequeño trozo.

―¿Supermán? ¡Venga ya!

―Perdone, me voy a explicar, fallecí tras un contacto con la dichosa piedra y me he reencarnado. Me conocen como Pepe Pérez, pero yo sé que soy quien soy.

―Sí, ya, Supermán.

―Bueno, en realidad, como le digo, Pepe Pérez. No soy ya un héroe, pero sí una buena persona.

―Sigo sin creer esa locura ¿Puede demostrarlo? ―le pregunté para no parecer descortés.

―No, no vuelo, mi visión es normal y he perdido todos mis poderes. A cambio, me considero bondadoso, ayudo al que puedo, comparto mi comida con quien no tiene y, sobre todo, me empeño en no hacer mal a nadie. La gente del barrio me conoce y me quiere. Esos son mis poderes.

―Entonces ¿para qué quiere la Kriptonina?

            ―Solo para restregármela y demostrarle al superhéroe que fui, que soy mejor que él.  

sábado, 20 de febrero de 2021

Hermanas

Mujeres asistiendo un parto. Iluminación medieval
Pudieron ver la luz. Tan potente era que laceraba sus ojos temerosos, sus miradas ciegas era incapaz de llorar, de reconocer un color que no fuera negro sanguinolento, traslúcido. Su vida había sido tranquila hasta aquel día, cuando tuvieron que cruzar la frontera, esa línea que deja atrás el ayer, que abre el mañana.

Al otro lado escuchaban voces amables y reconocibles, porque oían y sentían, aunque lo negaran los sabios escépticos, los tontos incrédulos.

Macarena aún recuerda la paz del sueño sereno, el brusco y doloroso despertar, sus compartidos latidos desbocados… y el fulgor. Violentas y dolorosas sacudidas la impulsaron al exterior, al más allá del contorno de silencio amable, hacia el inicio de la autobiografía. Carmen dormía. Macarena encontró el aire necesario para su existencia. Carmen ahogó su voz silente, cansada.

            Quisieron salir a la luz mientras la madre luchaba por abrirles el paso y acogerlas. La amable burbuja amniótica estalló. Macarena cruzó la raya a la vida mientras Carmen se ahogaba en meconio. La piedad besaba y lloraba en confuso dolor. Macarena pudo escuchar un quejido inaudible. Carmen calló.

sábado, 13 de febrero de 2021

Náufrago

Los acantilados de Etretat, de Gustave Coubet

Se levantó para colocar bien la marina que adornaba la pared del salón y que se había escorado; y comprobó que el mar desaparecía entre las rocas y el barco había encallado en la parte inferior del lienzo. Con el esfuerzo y las cataratas de sus noventa años bien cumplidos, pensó que todo sería producto de un sueño o de una jugarreta de sus ojos cansados, y que el barco seguía a flote, pero al volver a la butaca notó que sus pies estaban mojados.

Tras la ventana abierta, el temporal arreciaba mientras él se adormecía.

sábado, 6 de febrero de 2021

New age

Gasolinera, de Edward Hopper

Sentado sobre su Harley Davidson, sin dejar de mascar un palillo de dientes, observaba displicente a la joven que, rubia, joven y descarada, le pedía un chupa-chups apoyada en un Mustang 1969 aparcado en la gasolinera.

La dama se le acercó dejando ver su muslo rutilante bajo la falda roja que se abría a las miradas soñadoras. Detrás, una pandilla de sucios y malencarados trotamundos, mascaban chicles y ramitas de maíz sin apartar los ojos de la joven. Él se llevó la mano a la cartuchera, con parsimonia, y antes de que nadie pudiera reaccionar, sacó su celular y marcó decidido los nueve números de la cafetería de la estación.

En pocos minutos Hui Ying sacó dos litros de refresco de naranja y cervezas sin alcohol a cuenta del bar, pero eso no bastó para aliviar la tensión, que inevitablemente acabaría un duelo. Cuando nuestro protagonista ganó el lance de piedra, papel y tijera, y eliminó a los indeseables, nada pudo impedir que juntos emprendieran un viaje el lejano oeste, se casaran y fundaran una familia feliz con siete retoños.

sábado, 30 de enero de 2021

El viaje

Pabellón de Alfonso XII, de Manuel García y Rodríguez

En la Isleta de los Patos, en pleno centro del Parque de María Luisa, y en el cercano Monte Gurugú ─pasajes de inestimable valor romántico de Sevilla─, habían construido un puerto y un aeródromo. Todos pensábamos que nunca atracaría allí barco alguno ni aterrizaría un avión, y criticábamos la descabellada idea. A mí no me hizo gracia, tanto por lo absurdo del proyecto como, por los peligros que suponían esas actividades en el centro de una ciudad.

Pasó el tiempo y, tal como se había pronosticado, ningún barco atracó y ningún avión aterrizo, pero yo me fui acostumbrando a sentarme en un banco cercano, con un refresco y un parisién, a esperar. Fueron muchos los días en que mi único entretenimiento era mirar el reloj, el cielo y la corriente del lago, hasta que una mañana un avión aterrizó, se abrió la escotilla y una azafata me llamó. Minutos más tarde despegamos y vi por la ventanilla a miles de personas, cada vez más pequeñitas, sentadas jugando con su reloj.

sábado, 23 de enero de 2021

Se equivocó la paloma

Grabado de la serie Tauromaquia, de Pablo Ruiz Picasso

Sintió un dolor infinito e irreparable cuando la bala cumplió el mortal objetivo del cazador, como el anzuelo destrozó su vida previa de sargo o el alfiler la de mariposa. En su postrero intento, reencarnada en su última vida la paloma zahína, noble, astiarmada, en un empeño desesperado y justiciero, cayó fulminada en la suerte de espadas.

domingo, 17 de enero de 2021

Inmovilismo

Paisaje con un obelisco, de Hubert Robert

Su nombramiento de Valedor de la Historia Local era un honor al que no pudo renunciar, pero frente al prestigio y las indudables ventajas económicas y sociales que el nuevo cargo le deparaba, se enfrentaba a un único inconveniente: debía de estar siempre a menos cien metros del Monolito Fundacional de la Ciudad, lo que le suponía una merma en su libertad. Su vida giró desde entonces alrededor del monumento y su único fin fue mantenerlo incólume e inalterable, tal y como lo había recibido de sus ancestros, que nunca le dijeron que el sería el siguiente monolito.

sábado, 9 de enero de 2021

Aburrimiento

La dama y el unicornio, de Luca Longhi

Cansado del confinamiento en mi casa y de mis pesadillas, consciente de desperdiciar el ahora y buscar el mañana en el ayer, sentado en el sempiterno sillón del hastío, y sin otra fe que contar el paso de los minutos, entró por fin el unicornio azul, y pude respirar.

viernes, 8 de enero de 2021

Navidad 2020 - III. Epifanía

Adoración de los Reyes Magos, de Pedro Pablo Rubens

Estas navidades ninguno pedimos nada a los Reyes Magos, solo les rogamos que se llevaran el 2020, y Sus Majestades han cumplido y se lo han llevado, y además, a cambio, nos han dejado una gran caja de cartón envuelta en papel celofán, con una etiqueta en la que se puede leer «2021». Ya han pasado tres días y aquí estamos todavía, rodeando el árbol, mientras cantamos villancicos y dejamos correr el tiempo sin atrevernos a abrir el regalo.

sábado, 26 de diciembre de 2020

Navidad 2020 - II. Fin de Año

Jeremías lamentando la destrucción de Jerusalén, de Rembrandt 

Cuando en el último programa del nefasto año 2020 Marty McFly nos informó de que en sus viajes a través del tiempo montado en su DeLorean, hizo amistad con Baba Vanga, Nostradamus, Jeremías y otros visionarios, el fraude que los profetas habían mantenido a lo largo de los siglos quedó al descubierto. La certera llegada del asteroide durante las últimas doce campanadas previas al Armagedón, de la que ninguno de ellos había informado a Marty, convirtió la noticia en una simple anécdota. 

jueves, 24 de diciembre de 2020

FELICIDADES

Mis mejores deseos para estas navidades y para este próximo año que, seguro, mejorará el que estamos cerrando; y muchísimas gracias a mis lectores por sus cuarenta mil visitas.